¿Un capitolio en Florentia Iliberritana?


Sí, por raro que suene, la palabra capitolio además de ser una de las siete colinas de la capital del Imperio Romano de Occidente, la famosa ciudad de Roma, también denomina una construcción o edificio, concretamente una fortaleza con un templo de grandes dimensiones que rinden culto a Júpiter, Juno y Minerva, la Triada Capitolina. Templo que se situaba en la colina capitolina de Roma, de ahí el nombre del conjunto arquitectónico que tratamos.

Y bien, existen autores que piensan que pudo levantarse un Capitolio hispanorromano en la colina alhambreña o la Sabika. Se basan en la posición estratégica del lugar, y, principalmente, en uno de los cánones del Concilio de Iliberis, en el cual se prohibía a los cristianos que fueran a sacrificar al Capitolio, puesto que este significaba un claro símbolo del paganismo.

Vista general de la Sabika, colina en la que se ubica la Alhambra

Pero además, tenemos que hacer referencia a una cita de Velázquez de Echeverría en la cual menciona una inscripción, de la que desconocemos el paradero y lugar de hallazgo:

… una piedra profana, que se descubriò en la Alcazaba de esta ciudad, escrita antes de Christo. En esta consta que Cayo Junio, cavallero iliberritano, introduxo con su dinero en el Capitolio el Agua de el Rio Darro: El Capitolio estaba sin duda en la Alhambra y assí es visto, que èl sacarìa esta Acequia, y taladraría los Montes, y haría esas Minas y lo mismo quizá sucederìa con la que viene à este sitio.

Si bien, Velázquez de Echeverría ayudó a Flores a realizar las falsificaciones, hay que recordar que en aquellas intervenciones apareció el pavimento del foro romano y otras estructuras e inscripciones de este, es decir, restos verdaderos de la época romana.

En fechas tardías, el municipio florentino iliberritano aparece dividido en tres fracciones muy marcadas, siendo la primera la sociedad originaria pagana, formada por los idólatras, que tenían su templo gentilicio y sus sacerdotes de los falsos dioses; sus magistrados supremos, que eran los duunviros; sus esclavos y sus libertos, y una fortaleza con un templo como centro neurálgico que dominaba la ciudad, lo que era denominado como Capitolio (en el hipotético caso de que Florentia Iliberritana hubiera poseído un Capitolio). Siendo la segunda, la sociedad cristiana, que debía ser numerosísima y la tercera la formaban los primeros judíos de la ciudad.

Bosque de la Alhambra

Por ello, por ser símbolo del paganismo, estaba prohibido su acceso a los cristianos, la nueva religión del Imperio.

Pero el canon que ha sido interpretado por los autores quizás se refería generalmente a los Capitolios hispanorromanos y no únicamente al de Florentia Iliberritana, y además, la palabra capitolio en fechas tardías era sinónimo de cualquier templo romano.

En el supuesto caso de que Florentia Iliberritana hubiera poseído Capitolio y además, también hubiera dispuesto de teatro, anfiteatro y/o circo, estos edificios lúdicos deberían haber estado situados en correspondencia con el templo capitolino, como indica la ley de Urso en el capítulo 70 de la ley fundacional de la colonia, y porque dichos espectáculos eran rituales en honor de la Triada Capitolina, por tanto en el caso de Florentia Iliberritana esos edificios de ocio debieron situarse aproximadamente, y basándonos en los datos que tenemos (que son escasísimos), entre la colina alhambreña y el Paseo del Violón (Ibn Al-Jatib describe un edificio romano, lo más probable que fuera un circo, y el poeta musulmán se refiere a la zona del actual Paseo del Violón). Además, cabe apuntar que el palacio de Carlos V, contiguo a la Alhambra, fue diseñado por el arquitecto Pedro de Machuca, el cual conocía los tratados de Vitrubio, así como la existencia de varios anfiteatros romanos que seguían en pie en ciertas ciudades españolas, probablemente, Granada aún conservaba el anfiteatro o, en el peor de los casos, su estructura primaria.

Palacio de Carlos V

Son simplemente misterios que la arqueología granadina todavía no ha resuelto y que está bien adentrarse en ellos de vez en cuando para conocer más a fondo nuestra ciudad, Granada y, en una época más lejana, Florentia Iliberritana.

¿Tú qué opinas al respecto?

¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s